Orden de Detención

Orden de Detención

EG Justice, Human Rights Watch, Sherpa 13 de Abril, 2012
Versión para impresoraVersión para impresoraEmailEmail

El Ministro de Justicia de Francia debe actuar inmediatamente y emitir una orden de detención internacional en contra del hijo del presidente Teodoro Obiang Nguema de Guinea Ecuatorial.

Francia debe actuar con rapidez para impulsar una orden de detención en caso sobre Guinea Ecuatorial

El hijo del Presidente es acusado de lavado de dinero

(París) – El Ministro de Justicia de Francia debe actuar inmediatamente y emitir una orden de detención internacional en contra del hijo del presidente Teodoro Obiang Nguema de Guinea Ecuatorial, señalaron hoy EG Justice, Human Rights Watch y SHERPA. El 11 de abril de 2012, fuentes judiciales confirmaron que un fiscal francés ha dado curso al pedido de los jueces de instrucción para que se emita una orden de detención contra Teodoro Nguema Obiang Mangue (“Teodorín”), en relación con denuncias de lavado de dinero que lo vinculan con fastuosos gastos en Francia.

Como siguiente medida, se espera que el Ministerio de Justicia de Francia transmita esta orden a las bases de datos europeas e internacionales de las autoridades de aplicación de la ley, conocidas como Sistema de Información Schengen (SIS), así como a la Interpol para procurar que sea arrestado.

Teodorín se desempeña como Ministro de Agricultura y Bosques de Guinea Ecuatorial y es vicepresidente del partido gobernante. Se prevé que reemplazará a su padre luego de los cambios autorizados por las reformas constitucionales impulsadas en noviembre pasado. Guinea Ecuatorial es un país de África Occidental con abundantes riquezas petrolíferas y exorbitantes niveles de corrupción en las más altas esferas, así como altos índices de pobreza que no guardan relación con la riqueza per cápita del país. Teodorín está siendo investigado en Estados Unidos y Francia, donde la justicia de instrucción sospecha que las compras efectuadas por el hijo del Presidente se habrían solventado mediante un uso indebido de los ingresos generados por los recursos naturales del país.

“La corrupción en las más altos niveles de Guinea Ecuatorial implicaría un enorme costo para la población del país”, afirmó Tutu Alicante, director de EG Justice, una organización con sede en Estados Unidos que promueve los derechos humanos y el Estado de derecho en Guinea Ecuatorial. “Francia debería cumplir su rol en la lucha contra la corrupción y la impunidad combatiendo enérgicamente el lavado de dinero”.

En febrero, la policía francesa allanó una mansión que Teodorín usaba en París y decomisó por lo menos dos camiones con artículos por un valor mínimo estimado de 40 millones de euros, entre los cuales presuntamente se incluye un escritorio que perteneció al rey Luis XIV, valuado en 1.5 millones de euros. En septiembre de 2011, la policía requisó esa misma mansión y decomisó al menos 11 vehículos deportivos de alta gama propiedad de Teodorín.

Francia inició una investigación oficial tras una demanda interpuesta por SHERPA, una organización de derechos humanos, y Transparencia International Francia en contra de varios líderes africanos que presuntamente habrían utilizado fondos públicos para financiar la compra de inmuebles y artículos de lujo en Francia. Tan sólo dos semanas después de la requisa y consecuente decomiso en septiembre, el presidente Obiang nombró a Teodorín como delegado permanente adjunto del país ante la UNESCO. Una coalición de organizaciones, entre las que se cuentan EG Justice, Human Rights Watch y SHERPA, repudiaron esta decisión por considerar que se trata de un intento para que reciba inmunidad diplomática y evitar así ser juzgado en Francia, a medida que cobra impulso la investigación en su contra.

“Es inadmisible que líderes políticos usen una organización internacional como la UNESCO para eludir la justicia”, afirmó William Bourdon, presidente de SHERPA. “El Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia es la única institución que puede detener esta postulación, y debería adoptar medidas para impedir que prospere”.

SHERPA ha publicado una petición en línea en la cual insta al Ministerio de Relaciones Exteriores a negar a Teodorín la visa necesaria para asumir el cargo en la UNESCO.

En otra iniciativa distinta, el Gobierno de Estados Unidos ha presentado un recurso para decomisarbienes en este país por un valor de más de US$ 70 millones que pertenecen a Teodorín, en tanto habrían sido comprados con fondos obtenidos a través de la “extorsión y/o apropiación indebida, robo o malversación de fondos públicos”.

Los opulentos gastos efectuados por Teodorín en distintos lugares del mundo distan mucho de las duras condiciones en que vive la mayoría de la población de Guinea Ecuatorial. Muchos habitantes incluso carecen de acceso confiable a servicios básicos como agua potable, electricidad y atención de la salud asequible. Recientemente, residentes de Malabo, la capital del país, sufrieron cortes generalizados en el servicio de agua provocados por el precario sistema de agua de la ciudad.

El presidente Obiang, quien ocupa la presidencia desde 1979 y se ha convertido en el líder que más tiempo ha permanecido en el poder a nivel mundial, administra un gobierno que recibe ingentes recursos petroleros que hacen del país la nación más rica de África en términos de PBI per cápita. Sin embargo, ha dado prioridad a gastos destinados a construir complejos de lujo, palacios presidenciales y otros ostentosos proyectos, en vez de satisfacer las necesidades de los ciudadanos comunes.

Según el Informe sobre Desarrollo Humano 2011 de las Naciones Unidas, Guinea Ecuatorial ocupa el puesto 136 entre los 187 países clasificados en el Índice de Desarrollo Humano, pese a tener un elevado PBI per cápita de US$ 31,779. Como resultado, Guinea Ecuatorial es, por una amplia diferencia, el país con la brecha más profunda entre el nivel de riqueza y su desempeño en materia de desarrollo humano. Los deficientes indicadores sociales del país incluyen un alto índice de mortalidad infantil. Casi uno de cada ocho niños muere antes de los cinco años.

El Gobierno reprime duramente las voces críticas. Uno de los médicos más destacados del país, el Dr. Wenceslao Mansogo Alo, permanece encarcelado injustamente desde el 9 de febrero. El proceso judicial en su contra, impulsado por motivos políticos, aún no ha concluido. Además de administrar su propia clínica de salud, Mansogo ha sido un activo defensor de los derechos humanos y líder de un partido de oposición.

El presidente Obiang defendió a su hijo durante una entrevista televisiva transmitida por la cadena France 24 el 10 de abril, y afirmó que su patrimonio provenía de actividades empresariales y no de fondos públicos. El abogado de Teodorín en Francia calificó la posibilidad de que se libre una orden de detención contra su cliente como “absolutamente incomprensible”.

El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha amenazado al Gobierno francés con adoptar represalias ante lo queconsidera un intento por “provocar la desestabilización interna” de Guinea Ecuatorial. El 9 de abril, confirmó haber deportado a un empresario francés la semana previa, afirmando en un comunicado oficial que este había provocado una atmósfera de “alarma” al distribuir un folleto con membrete de la embajada francesa, donde se brindaba información a ciudadanos franceses en Guinea Ecuatorial sobre contactos telefónicos y refugios en caso de peligro.

El 30 de marzo, cerca de 2,000 ciudadanos de Guinea Ecuatorial se congregaron frente a la embajada francesa en Malabo para protestar por las acciones contra Teodorín en Francia. El Gobierno de Guinea Ecuatorial informó posteriormente que “cientos de miles” de ecuatoguineanos participaron en “multitudinarias manifestaciones pacíficas” en Malabo. Se calcula que en total viven en el país 700,000 personas.

En marzo de 2011, en cambio, el Gobierno negó autorización a un partido de oposición para realizar una manifestación y, en noviembre de 2011, las fuerzas de seguridad del Gobierno arrestaron y retuvieron durante tres días a un miembro de la oposición que estaba organizando una serie de protestas contra las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno.

“Muchas veces la represión y la corrupción van de la mano”, señaló Arvind Ganesan, director del Programa de Empresas y Derechos Humanos de Human Rights Watch. “Este es el tipo de casos que deberían ser llevados hasta las últimas consecuencias para enviar un mensaje claro de que la comunidad internacional no permitirá que funcionarios viajen por el mundo utilizando los recursos naturales para su beneficio personal mediante maniobras de blanqueo”.

EG JUSTICE - es una organización registrada de acuerdo al codigo 501(c)(3).
P.O. Box 57297 Washington, DC 20037 1 (202) 643 4345  Derechos de Autor © 2010 EG Justice, todos los derechos reservados.