Otro Malogro de la Justicia

Otro Malogro de la Justicia

EG Justice Mayo 22, 2015
Versión para impresoraVersión para impresoraEmailEmail

Se le niega la libertad a Roberto Berardi aún después de haber completado su sentencia en Guinea Ecuatorial.

(Tampa, Mayo 22, 2015) El gobierno de Guinea Ecuatorial debe dejar en libertad a Roberto Berardi —un socio de negocios de Teodoro (Teodorín) Nguema Obiang, hijo mayor del presidente Obiang y además vicepresidente segundo del país— luego de cumplir una condena injusta de 28 meses de prisión.

El 19 de mayo, cuando el abogado de Sr. Berardi esperaba su liberación, las autoridades judiciales de Guinea Ecuatorial determinaron que la condena de su cliente se extendería hasta el 7 de julio. La decisión ignora un fallo previo que decía claramente que al Sr. Berardi se le daba crédito por las seis semanas durante las cuales permaneció bajo custodia policial y con prisión domiciliaria antes de ser imputado formalmente, procesado y condenado. En su decisión de Mayo 19, el tribunal reconoció que la Policía debería haberlo llevado ante la justicia en el plazo de 72 horas estipulado legalmente, y por tanto su detención había sido ilegal, sin embargo optó por prolongar su encarcelamiento.

“La indignante decisión de las autoridades ecuatoguineanas de que el Sr. Berardi continúe en prisión viola su derecho a la libertad y la seguridad personales,” observó Tutu Alicante, director ejecutivo de EG Justice, y añadió que “esta manipulación expone claramente la falta de independencia del sistema judicial de Guinea Ecuatorial. No hay fundamento legal para que Berardi siga en prisión.”

A fines de mayo de 2013, Roberto Berardi fue acusado provisoriamente, y el 16 de julio de 2013 fue imputado formalmente, juzgado y condenado por robo de bienes de la compañía y fraude, en una parodia de juicio en la cual presuntamente no se habrían presentado pruebas en su contra y la parte querellante no estuvo presente. Fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión. Se le ordenó también restituir a la empresa los fondos supuestamente robados, así como otros costos e indemnizaciones por un valor total aproximado de USD 2 millones, más daños y perjuicios del 3%.

Durante el período en prisión, Roberto Berardi estuvo incomunicado en forma intermitente y por extensos períodos. Ha sufrido golpizas en varias ocasiones, primero en la dependencia policial, inmediatamente después de su detención, y más tarde por guardias penitenciarios en Bata, quienes le infligieron torturas. EG Justice ha recibido testimonio escrito a mano de las torturas y maltratos contra Roberto Berardi; dicho testimonio fue proporcionado por su abogado.

Además de las torturas físicas, denunciadas por EG Justice y Human Rights Watch en un comunicado anterior, Roberto Berardi fue puesto en régimen de aislamiento varias veces, un método que se considera una forma de tortura conforme a las normas internacionales de derechos humanos. Las condiciones toleradas en la prisión también constituyen un trato cruel e inhumano, como ser recluido en una celda en temperaturas asfixiantes con escasa o nula ventilación, y recibir agua y alimentos inadecuados. También se le negó reiteradamente tratamiento médico.

En junio de 2014, Roberto Berardi cayó gravemente enfermo. Ante la presión internacional ejercida sobre el gobierno de Guinea Ecuatorial, fue trasladado a un hospital para recibir tratamiento en dos ocasiones durante julio. No obstante, en ambas oportunidades, luego de permanecer pocos días en el hospital y desoyendo los consejos médicos, el Sr. Berardi fue llevado nuevamente a prisión antes de que pudiera recuperarse del todo. Aún más, una vez que estuvo de nuevo en prisión, se le negó el acceso a medicamentos durante un tiempo.

“La tortura y el encarcelamiento injusto de Roberto Berardi en condiciones deplorables han deteriorado gravemente su salud”, señaló Tutu Alicante. “Prolongar su detención por otras seis semanas no sólo es una medida cruel, sino que además ilegal.”

Según señala EG Justice, el prolongamiento del término de encarcelamiento del Sr. Berardi viola lo establecido por la legislación de Guinea Ecuatorial y contraviene el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), del cual es parte este país.

Para obtener más información, comuníquese con:

En Tampa, para EG Justice, Tutu Alicante (inglés, español): +1-615-479-0207 (celular); o tutu@egjustice.org. Twitter: @TutuAlicante @EGJustice

 

Antecedentes

EG Justice tiene motivos para creer que el encarcelamiento de Roberto Berardi respondió a motivaciones políticas, y tuvo como objeto impedir que pudiera ser citado a declarar contra su socio por el Departamento de Justicia (Department of Justice, DOJ) de EE. UU., que planteó dos acciones de confiscación contra los bienes que Teodorín Nguema posee en EE.UU.. Diversos documentos obtenidos en el marco de la investigación del DOJ confirmaron que Teodorín Nguema utilizó una cuenta de la sociedad Eloba para transferir casi USD 1 millón a Estados Unidos, que utilizó para solventar varias adquisiciones allí.

En diciembre de 2012, Roberto Berardi tomó conocimiento —aparentemente como resultado de la investigación estadounidense— de que Teodorín Nguema había transferido fondos de la sociedad a un banco en EE. UU. sin su conocimiento y en representación suya. Berardi expresó su preocupación a Teodorín, y poco menos de un mes después, el 19 de enero de 2013, Roberto Berardi fue detenido en su oficina en Bata por cuatro policías de civil que no presentaron la correspondiente orden judicial. Los policías indicaron a Berardi que debía acompañarlos a la dependencia policial para ser interrogado, presuntamente siguiendo órdenes directas de Teodorín.

Roberto Berardi fue llevado a la Estación Central de Policía de Bata, donde permaneció incomunicado y sin que se presentaran cargos durante tres semanas, un período que excede ampliamente las 72 horas permitidas por la legislación de Guinea Ecuatorial. Durante ese lapso, se le informó que en diciembre de 2012 su poderoso socio comercial lo había acusado del robo de bienes pertenecientes a la empresa, sin que se le dieran mayores precisiones. Fue interrogado y golpeado en reiteradas oportunidades, siempre a altas horas de la noche. Según consta en su propia declaración, no se mencionó robo alguno durante los interrogatorios, si bien las autoridades policiales le indicaron que debían examinar la cuenta de la empresa para asegurarse de que no faltaran fondos. Recién el 11 de febrero de 2013 fue llevado ante un juez, que dispuso la detención domiciliaria de Berardi.

Roberto Berardi compareció nuevamente ante el tribunal el 27 de febrero de 2013, y en esa ocasión tomó conocimiento de que su socio lo acusaba de haberse apropiado de 1.000 millones de francos CFA (aproximadamente USD 1,7 millones) de la compañía que tenían en común, Eloba Construcción. No obstante, Roberto Berardi no fue acusado de delito alguno, y el juez simplemente prorrogó su detención domiciliaria bajo custodia. Pese a ello, al día siguiente el Jefe de Policía se presentó en la vivienda de Berardi y, sin una orden judicial, lo trasladó a la dependencia policial, donde estuvo incomunicado cerca de una semana, para luego ser llevado a la Cárcel Pública de Bata, donde siguió privado de cualquier comunicación.

Lea también el comunicado hecho en conjunto con Human Rights Watch

EG JUSTICE - es una organización registrada de acuerdo al codigo 501(c)(3).
P.O. Box 57297 Washington, DC 20037 1 (202) 643 4345  Derechos de Autor © 2010 EG Justice, todos los derechos reservados.